26 febrero, 2024

La reforma del régimen simple de tributación

El neonato con pinta de adolescente, así es el sistema de tributación simple, que al concebirse logró captar mas contradictorios que fieles, todo por su inicial y ya no operante sistema de transiciones; adolescente pero próspero, muy próspero, tanto así que todas las reformas tributarias de los últimos 3 años, han tenido que hablar de él.

El régimen no ha sufrido reformas en su estructura, pero si en sus elementos de acceso y liquidación, la reciente reforma tributaria, la ley 2277 de diciembre de 2022 “Para la igualdad y la justicia social”, fue absolutamente dadivosa en cuanto a tarifas refiere para la mayoría de miembros del club, sin embargo, no todos corrimos con la misma fortuna, otros, pocos; fuimos excluidos.

El simple, contrario a lo que me dicen en las charlas por el país, si es simple; máxime si su tarea es sustituir un sistema tan complejo como lo es el del impuesto de renta y complementario, nadie dijo que era fácil, pero si simple, al compararlo con su homólogo – la renta-. Llevamos años construyendo un sistema de renta que sea justo y perfecto, no lo hemos conseguido, no podemos esperar perfección en un adolescente tributario.

En esta ocasión hubo cambios significativos, basta ver lo importante que es disminuir tarifas en los grupos 1 (Comercio al por menor), grupo 2 (Actividades manuales, mecánicas y otras), nueva clasificación en el grupo 3 (Transporte) y la creación de nuevos grupos, que no es que no pudieran ir al simple antes de la reforma, sino que, les han constituido un grupo especial para ellas, como lo son el nuevo grupo 4, las actividades relacionadas con la Educación, actividades de la salud humana y asistencia social que les han colocado tarifas, que no son tan favorables como las que tenían antes de la apertura en este nuevo grupo.

Por otro lado estamos las actividades de servicios profesionales de consultoría y científicos, incluidas las actividades de profesión liberal, como lo son nuestras actividades de asesorías contables y revisorías fiscales, a quienes, por no decir menos, nos excluyeron del simple, no de manera directa, pero si con la disminución de la base de ingresos para entrar a este sistema optativo de tributación. Lo que supone un lamento nacional para quienes nos dedicamos a esta bella profesión, a los abogados y asesores en general.

Un punto a favor y muy importante se lo llevan las actividades de reciclaje y chatarrización en general, que pueden acceder al sistema con una tarifa muy anhelada, la del 1,62% sobre el valor de sus ingresos, indistintamente del valor de los ingresos, eso si, controlando que la utilidad no sea superior al 3% del total de ingresos brutos; esto no es mas que un espaldarazo a esa actividad, pero solo a quienes tienen utilidades de baja importancia.

Entre los temas de modificación, se me hace importante la obligatoriedad de la elaboración de todos los elementos electrónicos, es decir, a parte de la factura electrónica, también la elaboración obligatoria para pertenecer a este grupo de  los documentos soportes electrónicos y la nómina electrónica (Optativa, no  se evidencia obligatoriedad, pero es recomendable), que no tienen efectos de deducibilidad, sino de pertenencia al RST.

Por otro lado y no menos importante, recordarán que una de las causales de exclusión del simple, era no estar al día con las obligaciones de carácter impositivo a nivel nacional, departamental y municipal, así como al día en el pago de la seguridad social, pues bien, en esta reforma dicha obligatoriedad quedo eliminada, lo que significa que ya puede el contribuyente pertenecer al simple y tener deudas con el fisco y la UGPP.

Frente a la presentación y pago de los recibos electrónicos del simple y de la declaración anual, también se incluyeron elementos en esta reforma, ahora, las declaraciones anuales para que se entiendan presentadas, deberán estar acompañadas del pago total de los recibos electrónicos (los anticipos) y de los valores que arrojaran pago en la declaración anual, so pena, de lo contenido en el artículo 580 del ET, quedar como no presentadas.

Dentro de los planes de la simplificación del simple, y en aras de lo que realmente significa estar aquí, los contribuyentes personas naturales que en el año no superen ingresos de 3.500 UVT (para el año 2023 $148’000.000), deberán presentar únicamente la declaración anual y no hacer anticipos, lo que a mi parecer, es muy favorable, sin embargo, he percibido en lo corrido del año, que muchos contribuyentes prefieren hacer sus anticipos bimestrales, lo que ya no es permitido para estos contribuyentes.

En temas de responsabilidad frente al IVA, la reforma incluye un inciso al artículo 437 del ET, en el que se logra percibir que las personas naturales que no obtengan ingresos superiores a 3.500 UVT, no serán responsables del IVA, sin embargo me asalta una pregunta ¿Qué sucede si una persona natural no supera los ingresos, pero cumple con alguno de los demás requisitos para ser responsable del IVA, quedaría como no responsable?, pues de la lectura del nuevo inciso se deduce que si, sin embargo amanecerá y veremos, por que como en los plásticos de un solo uso y el impuesto al carbón, la DIAN esta pretendiendo una significancia de la norma distinta a la de su sentido natural, tal y como lo contempla el código civil.

En síntesis, con algunos de los cambios de la reforma tributaria, queda claro que no ha sufrido transformación en su estructura, pero si cambios tarifarios que podrían sugerir que el régimen simple de tributación, seguirá ganando adeptos durante este 2023 (hasta 28 de febrero de 2023, fecha máxima para acogerse al Régimen Simple).

Notas:

  1. Hasta Diciembre de 2022, el numero de inscritos en el RST es de 76.272 contribuyentes, esperamos con ansias las cifras a febrero de 2023, para revisar así la efectividad de la reforma.
  2. El GMF como descuento tributario, queda desvirtuado con el vergonzoso límite del 0,004%, que debió ser 0,004 sin el signo porcentaje, mal matemática del legislador.

Las opiniones expresadas en estos artículos comprometen exclusivamente a sus autores.

Edgar Andres Castañeda
Socio ITGS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *